Cambios de vida.

Estoy contenta hoy pues un plan de años está a punto de concretarse, no contaré nada para que no se arruine y hablaré de otro tema que también me tiene feliz y orgullosa.

Siempre me ha gustado hacer ejercicio pero dejé de ejercitarme durante 5 años enteros, engordando sin parar, llegué a pesar 100 kilos y fue cuando dije basta.

Me hice un chequeo con mi nutrióloga para ver cómo andaba y resulta que tenía 16% de músculo cuando debería tener de 20 a 30% máximo, lo que significa que mucho trabajo venía por delante, pues aparte de tener el metabolismo de una señora de 65 años estaba en mal estado anímico para luchar contra el daño que me hice a mí misma.

Esto fue en abril y ahora todo ha cambiado, entré al crosffit, dos horas de ejercicio diario durante 5 días a la semana hicieron mejorar mi estado físico, además de comer equilibradamente y sin atajos, nada de anfetaminas ni potenciadores, pues el peso que se pierde fácil regresa fácil.

He perdido 30 kilos y estoy todavía recuperando mi masa muscular, seguiré entrenando pues me apasiona el crossfit, mi estado actual es bueno y ya puedo controlar los antojos correctamente, mi piel y mi cabello se han recuperado, me siento renovada.

Nunca se rindan ante algo que parece imposible, todo se puede hacer de la forma correcta solo falta amor propio para hacerlo.

Workaholic.

Tuve una larga charla con un amigo de hace años, jugábamos juntos fútbol en el bachillerato (era mi deporte favorito) y era de mis mejores amigos hasta que nos tuvimos que separar, en la universidad, pues cada uno estudió algo diferente, bueno resulta que pronto se casará, recuerdo que su vida amorosa era caótica siempre y al fin encontró a alguien con quien compartir su vida.

Me contó que tiene un problema con una cosa, trabaja en minas y sus horarios son extensos, solo puede verla los fines de semana o en sus vacaciones, aunque el último año se mudó a su lado para poder verse más tiempo, pues ella es diseñadora freelance y trabaja en casa últimamente.

Pero no basta, pues dice llegar demasiado cansado para convivir como ella merece, recuerdo que de jóvenes siempre me decía que quería tener mucho dinero y no trabajar tanto, era algo en lo que ambos estábamos de acuerdo, sin embargo solo una parte se pudo cumplir.

No supe qué decirle, solo que hablara con ella de la realidad, que su trabajo es muy demandante y bien pagado por eso mismo, pero él dice que ella tiene mucho tiempo libre y se siente sola.

Basándome en mi experiencia personal, puedo decir que es algo común: mi pareja tiene un trabajo de 5 a 5, cuando llega está cansado y convive con nuestro hijo porque lo necesita más que yo, salimos una vez a la semana (o dos si presiono un poco) y hasta hace unos meses dejamos de salir, pues estábamos a punto de meternos en un proyecto a largo plazo y estalló todo; lo peor es que le propuse vacaciones con unos ahorros que tenía y se negó, quería usar ese dinero para el proyecto y me lo gasté en boletos de avión para una sola persona.

“El poco tiempo que pasen juntos debe ser de calidad” le dije, pues con el poco que hay podría ser suficiente pues no deben estar perdiéndolo discutiendo.

Fue una charla agradable y espero que él sea muy feliz, se lo merece.

Introspección.

Nunca me vi en un empleo de tiempo completo, o uno mal pagado y así encontré mi trabajo ideal, antes trabajaba ahí en turno vespertino, odiaba los miércoles y los fines de semana para mí eran días de limpieza general, estrés y ropa cómoda, pues no le vi el caso de seguir teniéndolos libres, aparte estaba el sueño sin realizar que un trabajo de tiempo completo iba a sepultar en horas de dictámenes e informes hasta mi jubilación.

No podía permitirlo, mi turno me dejó 5 días libres por semana (si no hay feriados) y pude entrar a estudiar lo que siempre soñé, que luego podría ejercer entre semana sin problemas, un empleo bien pagado con un horario cómodo se hizo realidad.

Entiendo que gano un poco menos que él, sin embargo lo prefiero, el tiempo es muy valioso y no se recupera, el dinero es relativamente más fácil de ganar y si da satisfacciones estas no se comparan con hacer lo que deseas.

Aparte siempre tuve el deseo de ser mamá, de tener a mi hijo a mi cargo más días de lo que pasa al cuidado de terceros, entonces fue que supe que era más afortunada de lo que creí.

Nunca he apostado por el tiempo libre cuando sea vieja y me den mi pensión, he visto que mis parientes mueren cada vez más jóvenes por el pésimo servicio médico (no es el mismo desde mis abuelos, que 3 de 4 llegaron a una vejez digna) así que no le tengo mucha fe a ser vieja y poder realizar mi sueño o al menos hacer lo que me gusta, porque mil cosas pueden pasar, aparte cuando mi hijo entre a la escuela podré ayudarle y podré entrar al curso de cocina que tanto me atrae.

El trabajo es la esclavitud moderna, pero no vivimos de aire.

Desayuno.

Tuve la oportunidad de comer con una amiga, es una persona carismática y madura, que recuerdo se enamoró de alguien perdidamente, ese alguien se fue a otro país a trabajar un rato, le mandaba mensajes de amor y reencuentros, después de meses de no saber en qué había terminado ese romance, al fin pude saber que había pasado con ella, la imaginaba feliz pues al verla de lejos seguía siendo ella misma, sonriente y cordial.

En esa cafetería lágrimas cubrieron sus ojos, aquel hombre volvió más no la busca, está a escasos pasos pero se esfumó, ya no responde sus mensajes y lo último que dijo es que cuando tenga el valor de verla podrá explicarle, ella decidió seguir con su vida, sin más justificaciones lo extirpó de su día a día.

¿Cómo es que un día antes me hablaba de un reencuentro y ahora no se aparece? ¿Porqué me ilusionó si su intención no era quedarse? Son cosas que ella deseaba saber de él.

Tomé mi café (que vaya que le he agarrado gusto a esa bebida últimamente) y la escuché con atención, me daba mucha tristeza saber que algo que pensé que se iba a dar de buena forma, que iba a suceder simplemente no pasó, lo peor es que él no explica nada, no la libera, por afecto debería explicar que se enamoró de otra o estaba aburrido, no sé, algo que hiciera que ella pudiera entender y olvidarlo, que no se quedara inconcluso, pero no, solo pude escucharla sin saber qué decirle.

Sé que ella lo superará, pues ha pasado por cosas tremendas y su personalidad sigue siendo cálida, es alguien positiva que siempre te abraza al saludarte, sonriente y agradable, ¿cómo es que un hombre no querría su compañía?

No entiendo nada de la dinámica hombre-mujer, es siempre un pleito de poder, quien tiene el control es el menos dañado y el más beneficiado a costa del otro, no me gusta, me hace enojar y prefiero mantenerme al margen, no deseo entrar en ese juego, es divertido al principio pero si caes del lado equivocado pierdes demasiado.

Existen personas sin autoestima que se nutren del amor propio de otras hasta dejarlas huecas.

Es muy triste.